Brasil está patas arriba


En Brasil, como en otros muchos países europeos, la gente empieza a estar cansada de tanta corrupción. Se quejaron por una subida del coste de los transportes públicos que han logrado parar, pero no tienen suficiente. Piden más infraestructuras, más hospitales y más escuelas. No quieren que la gente se esté muriendo de hambre mientras se invierten miles de millones de reales brasileños en la construcción de estadios para la Copa Confederaciones y el Mundial de 2014.

Razón no les falta y han sido capaces de salir a la calle en masa. No hablamos de perroflautas, hablamos de familias que luchan por un futuro mejor, algo que en España parece que nos da igual. Los parados se quedan en casa viendo el «fungol» o el «Sálvame Deluxe». Mientras haya alguien que nos mantenga vamos tirando. Sé que no es la mentalidad de todos, pero sí que es lo que piensa la mayoría. Y eso dice muy poco de un país que siempre se la pega cuando llegan las elecciones generales. Ya sabéis, PPSOE…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *