Cuando un corazón vuelve a latir para salvar una vida

Tom Meeks abrazos
La historia de Matt Heisler es una historia triste y feliz a la vez. Triste porque murió a los 21 años cuando se incendió su casa, pero feliz porque al ser donante de órganos salvó la vida de una persona. Esa persona, un veterano de la guerra de Vietnam, conoció a la familia de Matt, que volvió a escuchar el latido de su corazón con una emoción inmensa.

La importancia de donar los órganos

Su generosidad sirvió para que Tom Meeks sobreviviera a una extraña enfermedad. La única posibilidad de que continuara con vida pasaba por un trasplante, así que el corazón de Matt le ha salvado.

Ocho meses después de su trágica muerte, la hermana y los padres de Matt pudieron conocer a Tom, a quien se abrazaron muy emocionados. Además, pudieron escuchar los latidos de su corazón, algo que fue especialmente bonito. Fue una forma de volver a estar en contacto con él, unos segundos que jamás olvidarán porque a ellos también les ha dado vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *