Pez que disfruta jugando con una persona

pez
Lo más normal sería que el pez que protagoniza el siguiente vídeo se fuera hasta la otra punta al ver las manos de una persona que quiere tocarlo. Nos guste o no, no les gusta relacionarse con nosotros.

Sin embargo, y por increíble que parezca, el que verás a continuación está encantado de la vida. Se deja acariciar, e incluso no le importa salir a la superficie para después ser lanzado al agua. Raro es, desde luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *