¿Por qué en España le clavamos un palo a todo?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

pinchos morunos
En España nos hemos acostumbrado a clavar palos por todas partes. Nuestros mejores inventos nacieron así. Que si el Chupa-Chups de Enric Bernat, que si la fregona de Manuel Jalón, que si el futbolín de Alejandro Finisterre… Tampoco nos podemos olvidar de los pinchos morunos, las banderillas o las tapas, que forman parte de nuestra gastronomía y hemos sido capaces de exportar a otras partes del mundo.

Palo mortal

A todo esto, hay que decir que en Insolentes Bastardos se han acordado de otro tipo de palo que no deberíamos haber inventado nunca. Es el que se clava en el cuerpo de los toros que mueren cada año por culpa de lo que algunos califican como “arte”, “fiesta” o “cultura”. Espero que la sociedad vaya evolucionando para que algún día lo veamos como algo que no sabemos cómo pudo ocurrir en el pasado. Los animales no merecen ser torturados por mucha tradición que exista sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *