¿La publicidad de Balay es sincera?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

publicidad-balay
Llevo un tiempo con la mosca detrás de la oreja. Los anuncios de Balay no me proporcionan esa satisfacción que buscan sus creadores. Quiero pensar que lo suyo es un derroche de sinceridad, pero la cabeza me dice que no, que es una estrategia de marketing para llegar al público a través de los sentimientos sin importar los niveles de exprimición de la naranja. Por eso me he animado a escribir este artículo, porque quiero deseo conocer vuestra opinión al respecto.

Anuncios sentimentales a más no poder

Hipocresía no es la palabra. Para utilizarla sin miedo a equivocarme deberían fingir sentimientos contrarios a los que realmente tienen, y tampoco creo que sea ese el caso. Simplemente me llama la atención la enorme cantidad de mensajes que tratan de transmitirnos para que compremos un producto Balay antes que uno Teka, Smeg, Siemens o Bosch, por citar algunos competidores.

El caso es que se les está yendo de las manos. Lejos de hablar sobre las características de las lavadoras o los frigoríficos que venden, se limitan a tirar de sentimientos para atraer a los consumidores. Jubilados, niños, jóvenes que firman su primer contrato, una iniciativa para reciclar piezas sobrantes, su compromiso con un comedor social… Se han puesto las pilas para llegar a nuestro corazón despidiéndose siempre con el mismo mensaje: “Gracias por elegirnos”.

Sinceramente no sé si les irá bien o mal, pero lo que está claro es que sus anuncios no dejan indiferente a nadie. Hay quienes los aplauden y hay quienes los ven como una utilización de los sentimientos para incrementar los beneficios de la compañía en una época en la que otros fabricantes están tomando la delantera por invertir más dinero en tecnología. ¿Tú qué opinas al respecto?

2 comentarios

  1. La verdad que mosquea, y es por el problema en el que los jóvenes nos encontramos. Jóvenes preparados trabajando en un puesto infracualificado e infravalorado. Igual es verdad todo lo que aparece y como no estamos acostumbrados a ver algo así, pensamos que es mentira.
    A mí me dan ganas de buscar una fábrica de Balay e ir corriendo a echar un CV. Siendo como lo pintan….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *