El robo de joyas más frío de la historia

ladrón
Increíble lo que sucedió en un barrio de Buenos Aires, Argentina. A los protagonistas del robo que vas a ver en el vídeo que se muestra al final de este artículo no les hizo falta recurrir a las clásicas prendas negras para ocultarse. Robaron a cara descubierta y a sabiendas de que había una cámara grabando todo lo que estaba pasando. Además, lo hicieron con una sangre fría que sorprende hasta a los más viejos del lugar.

Una compra muy rentable

La dependienta se fio de la pareja que acababa de entrar en la joyería. Parecían personas normales e interesadas en comprar una cadena de oro. Sacó todas las que tenía en un lienzo repleto y de todas ellas eligieron una.

Mientras la manipulaba, la mujer empezó a doblar el lienzo como si fuera una tarea suya. Lo hizo con lentitud, con mucha tranquilidad. Todo hasta que finalmente se decidieron a comprarla. En ese momento, mientras la dependienta les cobraba, lanzó un pañuelo sobre el lienzo y no tardó mucho en metérselo dentro del bolso como si lo hubiera hecho 100 veces antes.

La estafada se dio cuenta minutos después porque no encontraba el lienzo. Era demasiado tarde, ya que se acababan de llevar unos 400 gramos de oro, lo que se traduce en 150.000 pesos argentinos. Dicha cantidad, al tipo de cambio actual, equivale a poco más de 9.000 euros obtenidos de la forma más silenciosa posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *