Sophie Green, un ejemplo de superación

Sophie Green
El caso de Sophie Green es un caso ejemplar. Nació sin brazos, pero eso no le ha impedido ser una niña feliz. Todo lo contrario. Nunca se queja del tipo de vida que le ha tocado y hace todo lo posible por progresar, por superarse. De ahí que maneje los pies como si fueran unas manos.

Nunca se ha rendido

Puede comer, hacer una manicura, bailar… Es una niña que no entiende de barreras. Le encanta bailar porque se siente feliz y disfruta haciéndolo mientras su hermano toca el piano. Chrstianne Green, su madre de adopción, está encantada con ella porque puede hacer de todo. Lo mismo opina Jeremy Green, que alaba su capacidad de adaptación y lo poco que se queja por no tener brazos.

Su optimismo le ha llevado a salir adelante. Desde que llegó procedente de China ha demostrado que la vida le ha dado una segunda oportunidad que ha querido aprovechar. De hecho, se ha fabricado un mundo mejor entrenando el uso de sus pies.

Sus padres temen que su mundo cambie cuando se haga mayor, pero están convencidos de que nada podrá con ella, puesto que su actitud es la que le ha llevado a derrumbar todas las barreras, todos los imposibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *