Vendedor de helados cachondo


En los mercados locales siempre te puedes llevar una sorpresa, como por ejemplo la que le tocó vivir a un pobre hombre que solo quería comprar un helado de vainilla. Le tocó soportar las bromas del vendedor durante más de un minuto. Le costó lo suyo llevárselo, y no lo digo por el dinero que tuvo que pagar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *