Haz lo mismo si te atreves


Vídeos como el que os muestro en este post me dan vértigo. Si tuviera que hacer lo mismo que el protagonista creo que me daría algo.

Se subió a lo más alto de una grúa en Southampton (Reino Unido) y se quedó colgado de ella con una sola mano. En cualquier momento se podía caer, pero a él no le daba miedo:

No me subí para morir, me subí para vivir.

Se llama James Kingston y los tiene cuadrados, muy cuadrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *