El primer cohete reutilizable de la historia

Blue Origin
Blue Origin ha logrado lo que Space X lleva intentando durante mucho tiempo: mandar un cohete al espacio y que vuelva a la Tierra sano y salvo. El primer cohete VTOL, compuesto por dos elementos, ha pasado a la historia por algo que hace unos años no podíamos ni llegar a imaginar.

Misión cumplida

Hay una cápsula para la tripulación y un cohete BE-3 que despega gracias a la mezcla de hidrógeno y oxígeno líquido que contiene. Estamos hablando de 110.000 libras de empuje que le han permitido alcanzar una altitud de 329.839 pies (más de 100 kilómetros) sin preocuparse demasiado por el aterrizaje.

Como podrás comprobar tú mismo a continuación, desciende a una velocidad vertiginosa, pero eso no le impide frenar a pocos metros de distancia del suelo para realizar una maniobra de aterrizaje impecable. Por eso ya hay más de uno que sueña con viajar a la luna sin preocuparse por el viaje de vuelta, que probablemente terminaría con un aterrizaje feliz en el desierto de Texas, que es donde el cohete de Blue Origin ha puesto los pies tras su largo paseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *