Runner pardillo

atletismo
Después de ver el vídeo que se muestra al final de este artículo comprenderás por qué nunca hay que celebrar la victoria antes de tiempo. Hasta que no se cruza la línea de meta no hay que levantar los brazos, porque siempre hay alguien apretando los dientes hasta el final para fastidiarte la carrera.

Relajación inoportuna

Ocurrió en una prueba de atletismo que dejó en evidencia a quien mandó durante buena parte del tiempo. Pensaba que lo tenía hecho y empezó a saludar a la grada con una sonrisa de oreja a oreja. Todo hasta que en los metros finales se dio cuenta de que un compañero suyo venía por detrás como una bala para llevarse la victoria. El próximo día no le pasará lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *